Chip RFIDLa conocida cadena norteamericana de tiendas Wal-Mart Stores Inc ha estado usando etiquetas RFID (iniciales de “Radio Frequency Identification”, Identificación por Radio Frecuencia) para el seguimiento de una amplia gama de productos en su cadena de suministro. Las etiquetas RFID incorporan códigos de identificación únicos, como si fueran códigos de barras, pero estos códigos pueden ser leídos a una distancia que va más allá del alcance visual. Ahora piensan expandir ese sistema para llevar a cabo el seguimiento de productos individuales.

Y han comenzado por colocar etiquetas desechables RFID en los pantalones tejanos y la ropa interior. Si la prueba piloto tiene éxito, piensan implementar el sistema de seguimiento y control en el resto de los productos.

La meta es incrementar la exactitud del inventario para optimizar la gestión de los stocks, lo cual puede representar más ventas. Según Avery Dennison Corp., fabricante de equipos RFID, un programa piloto similar llevado a cabo en American Apparel Inc en 2007 descubrió que las tiendas que emplean etiquetas RFID han incrementado sus ventas hasta un 14,3% comparadas con las tiendas que no emplean dicha tecnología.

J.C. Penney y Bloomingdale’s han estado usando etiquetas RFID en las prendas de vestir para asegurar que los almacenes se mantengan siempre bien provistos con el stock de los colores y tallas que los clientes más solicitan.

Otro beneficio que Wal-Mart espera es la reducción del número de hurtos en sus tiendas, dado que con la implementación de tecnología RFID es mucho mas rápido y sencillo el notar la pérdida de cualquier producto en un inventario.

Exactamente igual que en el caso de su iniciativa de seguimiento general de productos, Wal-Mart requerirá a las compañías proveedoras de ropa que incorporen las etiquetas RFID para sus mercancías. Estas compañías deberán asimismo invertir en hardware y software RFID para generar, codificar y verificar las etiquetas RFID. El software RFID deberá mantener los registros de qué etiquetas fueron enviadas a la tienda o centro de distribución de Wal-Mart, en caso de que suceda cualquier problema más tarde que requiera de un recuento.

Lo más atractivo para los fabricantes acerca de la tecnología RFID es que los precios de las etiquetas han caído de unos 50 céntimos de dólar por pieza hasta aproximadamente de 7 a 10 céntimos por unidad en los últimos años, y Wal-Mart está subsidiando algunos de los costos para sus proveedores. Estos se pueden enfocar también en el incremento de las ventas que la implementación de este sistema puede ocasionar si se hace apropiadamente.

Enlaces relacionados