Mujer utilizando una PDA de Zebra en un supermercado

Un Personal Digital Assistant, más conocido por sus siglas PDA, es un terminal de pequeñas dimensiones capaz de combinar las funcionalidades de un ordenador y un smartphone con conexión a red. Son muy utilizadas dentro del área de administración y logística de las empresas cuando incorporan un lector de código de barras o sistema RFID, ya que facilitan las tareas operativas diarias de identificación, control y trazabilidad.

Cualquier PDA cuenta con pantalla, teclado (virtual o físico), memoria interna, procesador, conexión inalámbrica o mediante cable, sincronización directa con cualquier dispositivo u ordenador, y extensiones a otras herramientas en el negocio, como lectores de códigos o sistemas de lectura RFID. Sin embargo, podemos encontrar diferentes tipos de PDA según sus características.

Además, al ser un dispositivo con memoria y procesador, se le pueden instalar programas y aplicaciones empresariales para que los trabajadores puedan realizar y validar tareas sin necesidad de estar frente a un ordenador tradicional.

Formato


Una de las primeras características a tener en cuenta a la hora de escoger un tipo de PDA es su formato. Estos son los más comunes:

  • Básica o recolector de datos: sus prestaciones son limitadas, como procesadores sencillos, poca memoria y robustez escasa. Al no tener conexión inalámbrica, suelen trabajar en modo batch, es decir, almacenando la información leída en el dispositivo para descargarla más tarde en un ordenador. Son idóneos para usos esporádicos durante la jornada.
  • Terminal fullscreen o formato teléfono: son físicamente parecidos a los smartphones. Permiten la instalación de software o aplicaciones empresariales que, gracias a sus posibilidades de conexión, proporcionan acceso completo a toda la información que necesita el usuario. Cada modelo presenta diferentes características, como el nivel de robustez, la variedad de prestaciones o el tipo de conexión. Por su tamaño, son perfectos, por ejemplo, para técnicos de campo, repartidores, centros logísticos o almacenes.
  • Terminal de almacén: son equipos con pantallas y teclados más grandes para facilitar el uso a los operarios del almacén. En muchas ocasiones tienen un mango para mejorar su ergonomía. Tienen altas prestaciones tecnológicas y funcionan dentro de una red Wi-Fi o en modo batch. Ofrecen una amplia gama de motores de lectura que permiten leer códigos incluso a largo alcance (15 metros). Más allá del almacén, también son usados en comercios minoristas y centros de fabricación. Existen modelos especializados para trabajar en ambientes con atmósferas explosivas (ATEX) o cámaras de congelación (freezer).
  • Weareables: se monta en la muñeca, mientras que el escáner se conecta al dedo o se acopla a un guante. Así, permite escanear y recopilar datos con las manos libres, proporcionando una mayor productividad. A menudo encontrará dispositivos específicos adaptados con soportes de muñecas y lectores de anillos conectados por bluetooth. También admiten aplicaciones basadas en voz que aumentan la eficiencia y productividad de los trabajadores.
  • Terminales embarcables de montaje fijo o vehículos: son robustos y están diseñados para instalarse en vehículos industriales de almacén, ya que soportan las vibraciones de las carretillas elevadoras y otros vehículos. No tienen escáner incorporado, sino que se suelen conectar a un lector industrial.
  • Formato tablet industrial: en formato rugerizado, pequeño (7-8 pulgadas) o grande (más de 10 pulgadas). Pueden tener sistema operativo Android o Windows como el de cualquier ordenador, lo que les da una fácil integración, ya que es conocido para el trabajador. También pueden disponer de escáner y diferentes opciones de procesador, memoria y disco. Son adecuados para entornos agresivos, ya que determinados modelos cumplen con estándares militares, así como para taller o almacén.

Conectividad


Aunque la PDA puede almacenar la información en su memoria, su negocio puede necesitar que esta sea compartida en tiempo real. Para ello, habrá que observar cuál es la conectividad inalámbrica más adecuada a sus necesidades:

  • Wi-Fi o WLAN: es la más común para terminales PDA y, siempre que esté dentro del alcance de una red local, tendrá acceso a los recursos de la misma. Es la solución perfecta para aplicaciones que están en un sitio fijo.
  • WWAN: el acceso a la red de área amplia (WWAN) es la misma tecnología usada por la telefonía móvil, pues permite a la PDA conectarse para transmitir datos y/o hacer llamadas. La gran ventaja es que puede dejar las restricciones de una red fija y realizar el trabajo en campo.
  • Bluetooth: es una tecnología inalámbrica única porque no requiere hardware de red para funcionar. Su objetivo principal es conectar dos dispositivos entre sí. Tiene un rango limitado de unos 10 metros, aunque existen modelos con mayor distancia. El uso más común de bluetooth para una PDA es conectarse a un lector de códigos de barras o una impresora.
  • GPS: el sistema de posicionamiento global (GPS) solo se utiliza para obtener información de ubicación en el terminal móvil. Es la misma tecnología del sistema de navegación de un coche.

Otros tipos de PDA


Estos son los principales tipos de PDA, aunque hay más diferencias según otras propiedades. El sistema operativo (SO) no es diferente de un ordenador o smartphone. El software más común para PDA es Android, aunque también hay modelos con Windows Embedded.

También hay que tener en cuenta el nivel de robustez del terminal. Dependiendo del entorno, podremos necesitar una PDA resistente al agua y polvo, temperaturas extremas, humedad, vibración o caídas, entre otros. A la hora de establecer el nivel de robustez de cada dispositivo, se utiliza el sistema de certificación IP que establece una escala de hermetismo e impermeabilidad.

Si todavía tienes dudas sobre los terminales PDA, ponte en contacto con el equipo técnico de Logiscenter y ellos te ayudarán en todo lo que necesites.