Una mano utilizando un terminal de control de acceso por huella dactilar

Desde el 12 de mayo de 2019, en España, todas las empresas deben registrar y almacenar la hora de entrada y salida de cada uno de sus empleados. Con el fin de luchar contra los abusos de horario laboral y respetar la jornada de trabajo, el Gobierno aprobó el Real Decreto-ley 8/2019, de 8 de marzo, por el que surgieron muchas dudas. Pero una gran parte de las empresas nunca había puesto en marcha este tipo de control y todavía no se conocen bien todas las opciones existentes para facilitar los registros y su almacenamiento. Por ello, en Logiscenter vamos a hablar sobre los terminales de control de horario y acceso biométricos.

¿Qué es un terminal de control de horario y acceso biométrico?


Un terminal de control de horario y acceso biométrico es un sistema de identificación que, gracias a una característica física e individual, permite registrar la entrada y salida de los trabajadores. Es lo que popularmente se conoce como la “máquina de fichaje”.

El hardware de un sistema de control de acceso biométrico es un dispositivo capaz de leer una característica física única. La más común es la huella dactilar, pero también hay terminales que reconocen el iris, la voz o la expresión facial. Según la sofisticación buscada y el presupuesto disponible, puedes optar por un sistema más o menos avanzado.

Por otro lado, el terminal necesita un software para funcionar correctamente. El programa contiene toda la información de aquellos trabajadores que tienen acceso aprobado y sus características biométricas correspondientes. También se encarga de registrar las horas de entrada y salida de cada empleado.

Ventajas del terminal de control de horario y acceso biométrico


La autenticación biométrica es mucho más segura que otras alternativas como tarjetas de acceso, contraseñas o PIN. Una característica física es personal e intransferible; es imposible que dos personas compartan la huella dactilar, por ejemplo, por lo que ayuda a prevenir el fraude y la suplantación de identidad. Sin embargo, las tarjetas y contraseñas pueden ser perdidas o robadas, lo que pone en peligro la seguridad del negocio.

El control de acceso, además de servir para luchar contra posibles abusos laborales en la duración de la jornada de trabajo, es útil para el caso contrario: combatir la impuntualidad. También permite controlar al minuto las horas extras que hacen los usuarios.

Otra ventaja es que, aunque el desembolso inicial puede ser un poco elevado, el coste de mantenimiento es muy bajo. Son sistemas especialmente robustos que no requieren de mantenimiento continuo.

Si todavía tienes dudas sobre los sistemas de control de horario y acceso biométrico, ponte en contacto con el equipo técnico de Logiscenter y ellos te ayudarán en todo lo que necesites.