Cinco PDA de la familia Memor10 de Datalogic

Las PDA se han vuelto un imprescindible en muchos tipos de negocios (logística, almacenaje, retail, etc.). Facilitan y agilizan el trabajo a realizar, y ofrecen diversas funciones, por lo que son útiles para diferentes posiciones dentro de una misma compañía. Al ser un instrumento tan esencial, es hora de que conozcamos más a fondo qué es exactamente una PDA, cómo funciona y para qué sirve en el ámbito profesional.

Qué es una PDA


Las siglas PDA hacen referencia a Personal Digital Assistant, o “asistente digital personal” en español. Es un terminal portátil de pequeñas dimensiones que combina tanto las funcionalidades de un ordenador como las de un smartphone. Ayuda a automatizar procesos de forma ágil y productiva, ahorrando tiempo al llevar a cabo las tareas diarias de una empresa.

Tienen diversas características que varían de un modelo a otro. Entre las principales se encuentran el formato (básica o batch, teléfono o fullscreen, con teclado, de almacén, wearable, embarcable, tablet…), el sistema operativo (Android, Windows…), conectividad (por cable o inalámbrica) y el nivel de robustez, que dependerá, sobre todo, del entorno de trabajo al que va a ser sometida.

Cómo funciona una PDA


Estos terminales funcionan, al menos esencialmente, como cualquier teléfono móvil. Gracias a un sistema operativo, se pone en marcha toda la tecnología y permite utilizarlo según nuestras necesidades.

El terminal cuenta con varias características, como una pantalla táctil, tarjeta de memoria, conectividad mediante un puerto USB o inalámbrica (a través de Wi-Fi, Bluetooth, NFC, etc.). Además, por lo general, puede sincronizarse a tiempo real con cualquier otro dispositivo, como un ordenador o un lector de código de barras, aunque esté alejado físicamente.

Entre las actualizaciones que han vivido las PDA de la mano de la evolución de la tecnología, destacan el sistema de reconocimiento de voz (para utilizar como manos libres), el teclado de escritura a mano (ofrece más comodidad y rapidez) y la incorporación de cámara (para recoger las imágenes necesarias durante la jornada laboral). Asimismo, gracias a un lector o escáner que lleva integrado, puede escanear los códigos de barras de los productos. Con el software adecuado, la misma PDA sirve como lector de código de barras, para ayudar a controlar la mercancía de la compañía.

Para qué sirve una PDA


Una PDA puede emplearse como cualquier teléfono móvil, pero tiene muchos más usos diferentes. Están diseñadas para facilitar las tareas operativas diarias de un negocio. Entre sus funciones podemos encontrar la recogida de datos y el control y actualización de estos, además de comunicarlos y compartirlos al instante. El registro de inventario estará actualizado en todo momento y, de hecho, al utilizar una PDA se minimiza la posibilidad de cometer un error.

Es decir, una PDA se utiliza en cualquier proceso que afecte a la trazabilidad, control y seguimiento de mercancía, desde el almacén hasta su venta, incluidas las devoluciones.

Podemos ver PDA en muchos lugares, como supermercados, almacenes, compañías de retail y agencias de transporte, entre otros. En definitiva, se trata de una herramienta indispensable para el área de administración y logística, especialmente. A día de hoy, muchas PDA se utilizan como TPV, ya que también ayudan a la gestión de datos fuera de la empresa.

Si todavía tienes dudas sobre las PDA, ponte en contacto con el equipo técnico de Logiscenter y ellos te ayudarán en todo lo que necesites.