PantryEncontrar comida fresca sobre la marcha no siempre es fácil, pero por suerte, hay RFID para eso. PantryLabs, una empresa startup con sede en San Francisco, ha empezado a vender una máquina expendedora inteligente refrigerada con un sensor que permite a los negocios ofrecer acceso automáticamente a comida fresca, con la ayuda del RFID.

La expendedora inteligente, Pantry, usa un lector RFID interno para rastrear la comida que tiene dentro gracias a las etiquetas RFID fijadas al empaquetado.

Pantry fue desarrollada para prevenir que los artículos quedaran fuera de stock, y ofrecer comida fresca a trabajadores y negocios que operan fuera de las horas tradicionales, cuando es complicado obtener comida fresca.

Además del RFID, Pantry se conecta a un servidor de PantryLabs a través del Wi-Fi o la red 3G, permitiendo que los datos del inventario sean controlados de forma sencilla.

Los usuarios de Pantry simplemente aplican un número único y precodificado a cada alimento. Las ID de la etiqueta está enlazada a la descripción y a la fecha de caducidad. Los empleados solo tienen que introducir los datos en el software, el artículo se introduce en la máquina, y el número ID se captura y es guardado automáticamente en el software del servidor.

A partir de ahí, los operadores del servicio de alimentos pueden ver fácilmente el estado del inventario y determinar cuando deben reponer o eliminar los productos. El software además ofrece además análisis de que producto se vende más, cuando se venden y en que día de la semana. Esta información puede se usada para conocer las demandas de los consumidores y eliminar aquellos productos que no son populares, aumentando las ventas.

Actualmente, hay 15 máquinas Pantry usadas por clientes, pero se espera que se envien e instalen más quioscos a principios de 2015.