• Contacto
  • Chat
  • Mi cuenta

Elegir el lector de código de barras adecuado

Los lectores de código de barras son unos dispositivos muy fáciles de usar, aunque elegir el modelo correcto puede ser todo un desafío si no conocemos los diversos tipos que existen y sus principales ventajas.

El primer paso para determinar el escáner más adecuado es conocer nuestras necesidades específicas, como pueden ser el entorno en el que se usará, la intensidad de uso o los tipos y formatos de códigos de barras que leerá y a qué distancia.

El principal motivo de cualquier compañía que quiera utilizar escáneres de código de barras es agilizar sus procesos y ser más productivos para ofrecer un servicio de mayor calidad. Por ejemplo, en un almacén o una tienda permiten reducir los errores más comunes a la hora de realizar inventarios, disminuir los tiempos de trabajo, mejorar la gestión propia del envío de paquetería o ayudar durante el procesamiento de documentos físicos. En definitiva, los lectores son útiles en cualquier negocio con operativas donde haya códigos de barras presentes o se puedan implementar.

¿Qué son los lectores de código de barras?

Los lectores de código de barras son unos dispositivos electrónicos que permiten escanear este tipo de códigos. Un código de barras codifica números y/o letras mediante una imagen, generalmente empleados para identificar objetos (productos, documentos, herramientas, paquetes, entradas, etc.). Son usados para identificar y trazar rápidamente artículos y poder así mantener un control.

Los escáneres, además de leer estos códigos, permiten comunicar los datos leídos a otro terminal llamado host, que generalmente es un ordenador, mediante una conexión inalámbrica o por cable. El lector puede estar conectado permanentemente con el host a la par que escanea los códigos de barras o puede establecer una conexión a posteriori y volcar la información recogida previamente. El lector dispone de un decodificador que reconoce la imagen del código leído, la interpreta y la convierte en información básica de lectura (números y letras) que es transmitida al host.

Es decir, el escáner realiza todo el proceso de lectura y traducción de un código de barras y, para que el lector cumpla su función, necesita de un host al que enviar la información leída.

Tipos de lectores de código de barras

Los escáneres de código de barras pueden dividirse en varios tipos dependiendo de las diferentes características que ofrecen, ya sea por el tipo de motor de escaneo que tienen integrado, por su forma, conectividad, robustez o rango de lectura.

Estas son las clasificaciones más comunes:

Según el tipo de motor de escaneo

Una de las propiedades más importantes a la hora de elegir un escáner y que afecta a la clase de códigos de barras que va a poder leer es su motor de escaneo. Hay tres tipos principales de motores de lectura:

  • - Láser: fue la primera tecnología en introducirse en el mercado. Estos escáneres utilizan un láser de diodo rojo para leer la reflectancia de los espacios blancos y negros en un código de barras. Solo es capaz de descifrar los códigos de barras lineales estándar (unidimensionales). Un lector láser estándar puede leer desde unos pocos centímetros de distancia hasta medio metro.

  • - Lineal imager: los escáneres de imagen lineal, al igual que los láser, solo pueden leer códigos de barras unidimensionales. Pero es una tecnología más evolucionada y en lugar de leer la luz reflectada como los láser, capturan una imagen del código y la procesan. Ofrece varias ventajas frente al láser, pues tiene un rango de lectura más amplio y lee mejor los códigos cuando estos están mal impresos o dañados. Están sustituyendo a la tecnología láser, que se está quedando obsoleta, y es la más utilizada en todos los sectores, como el retail o los servicios de mensajería.

  • - Imágenes de área (2D): al igual que los generadores de imagen lineal, el de imagen 2D (bidimensional) también captura una imagen del código para analizarla. Sin embargo, a diferencia de los dispositivos lineales, puede descifrar cualquier tipo de código de barras, tanto los unidimensionales como los bidimensionales. Otra ventaja que ofrecen los lectores con motor imager 2D es que toman imágenes con mayor definición y pueden leer los códigos en cualquier dirección. Esto permite que la orientación del código de barras no sea tan importante para leerlo, mientras que con un láser o un lineal imager hay que colocar el haz de lectura horizontalmente sobre el código. Esto permite que los imager 2D ofrezcan velocidades de lectura más rápidas con menor puntería. Por otro lado, el imager 2D también puede interpretar códigos mostrados sobre cualquier superficie, incluyendo monitores, pantallas de móviles o incluso grabados en piezas. Gracias a su gran versatilidad y capacidad de lectura, es una tecnología cada vez más popular en todas las industrias para acelerar las aplicaciones de escaneo y ampliar los usos de los códigos de barras. Está presente en las áreas donde se trabaja con códigos bidi, como el sector farmacéutico o los laboratorios.

Según la forma del lector

Una vez decidido el modelo de motor de escaneo, la siguiente gran pregunta es la forma del lector. Hay cinco tipos principales y cada uno tiene sus ventajas, aunque todo dependerá de la aplicación y uso que se vaya a dar al escáner. Son estos:

    Lector de código de barras manual
  • - Manual: es el más común. Es muy fácil de utilizar, se agarra con un mano, se dirige el escáner al código de barras y se aprieta el gatillo. La mayoría de los modelos ofrecen un soporte accesorio para el funcionamiento en manos libres.

  • Lector de código de barras de presentación
  • - Presentación: está diseñado para ser colocado sobre una encimera, un mostrador o un soporte de fijo, sin necesidad de tener que ser sujetado por un operario para utilizarlo. En definitiva, está creado para el escaneo en manos libres, por lo que ni siquiera requiere de un gatillo o botón de activación para leer. Del mismo modo, en lugar de tener un único apuntador como el escáner manual, cubre amplias áreas de lectura para facilitar la puntería. El lector de presentación está generalmente presente en las cajas de las tiendas, ya que permite escanear muchos artículos de forma fácil y rápida. Solo hay que presentar el código de barras delante del escáner y lo leerá automáticamente. Dentro de los escáneres de presentación destacan los integrados, que están diseñados para ser incrustados en un armario o mesa. Muchos modelos también tienen básculas integradas para servir completamente a un carril TPV y que el dependiente calcule, por ejemplo, el peso de la fruta y verdura. Son muy comunes en supermercados y líneas de auto check-out.

  • Lector de código de barras automatizado
  • - Automatización: es un lector fijo un poco más especializado, ya que está destinado para ser integrado en un sistema automatizado más grande. Este escáner está hecho para ser montado en líneas transportadoras o en kioskos y no necesitar de un disparador o botón para escanear. Siempre estará encendido o se activará mediante un sensor o controlador externo. Hay disponible una amplia gama en función de su rapidez de lectura para acomodar, incluso, líneas de montaje de alta velocidad sin ninguna intervención del usuario. Podemos encontrarlo, por tanto, en grandes centros de distribución o cadenas de montaje, entre otros.

  • PDA
  • - PDA: tienen más funciones además del escaneo. Los terminales móviles proporcionan total libertad, ya que tanto el ordenador como el escáner se encuentran juntos en un solo dispositivo portátil. Mientras que un lector necesita estar conectado al host, la PDA puede moverse libremente mientras almacena información en su memoria interna o se comunican a través de una red inalámbrica. Un terminal móvil es ideal para aplicaciones que requieren mucha movilidad, como la gestión de inventario o el seguimiento de activos. Está presente, por ejemplo, en almacenes, fábricas, el sector retail o de transporte.

Según la conexión al host

También podemos encontrar otras características que diferencian a los modelos de lectores de códigos de barras entre sí, y que habrá que tener en cuenta a la hora de escoger el más adecuado para nuestro negocio.

Una de ellas es la opción de conectividad con el host, que puede ser mediante cable o inalámbrica (Wi-Fi, Bluetooth…). La conexión más rápida -y común- suele ser a través del cable USB.

El Bluetooth es la opción más común en los escáneres inalámbricos y tiene un rango de 10 metros, aunque algunas unidades especializadas pueden transmitir a más de 40 metros de distancia. Por otra parte, la conexión Wi-Fi encuentra menos interferencias con los objetos y permite que haya una mayor distancia entre el lector y el host (hasta 100 metros), además posibilita la conexión de varios escáneres a una misma antena (hasta 32 en algunos equipos). Es decir, ambos tipos son útiles si el operario debe desplazarse del lugar donde se encuentra el host para hacer la lectura y, si tiene que optar por una distancia mayor, la conexión Wi-Fi es más adecuada. Son habituales en grandes almacenes y centros logísticos, por ejemplo.

Generalmente, los terminales con cable son más económicos y fáciles de poner en marcha que los inalámbricos, ya que necesitan ser enlazados y emparejados con el host. Son adecuados para situaciones en las que el operario no necesita alejarse del ordenador para hacer la lectura.

También existen lectores que se comunican a través de radio: trabajan con un sistema similar al Bluetooth, pero conectados a una base o, en algunos casos, a una antena que ejerce de receptor.

El tipo de conexión más adecuado dependerá de si el terminal trabajará en un solo lugar -como la zona de cobro de un supermercado- o necesita de movilidad -por ejemplo, para controlar el inventario en la tienda o el almacén de un negocio-.

Según su robustez

Otro factor relevante a tener en cuenta es el nivel de robustez. El entorno donde se utilizará el lector es un factor importante a considerar. Los menos resistentes están diseñados para un uso no intensivo en una oficina o entorno comercial, capaces de aguantar caídas accidentales de vez en cuando. Pero si va a trabajar en un almacén donde el material esté almacenado a cierta altura o en ambientes agresivos (como al aire libre), será necesario optar por un terminal más robusto para protegerse de caídas, lluvia o humedad, e incluso de fuertes impactos contra otros equipos. Es decir, un lector de código de barras robusto es apropiado para entornos industriales, fábricas o centros logísticos, así como donde vaya a tener un uso intensivo.

Las unidades más resistentes están completamente selladas contra el polvo y la humedad, y pueden resistir a fuertes y repetidas caídas. La resistencia respecto a polvo y líquidos de un lector de código de barras se mide por su protección IP (International Protection, o “protección internacional”, en español). Eso sí, siempre es posible aumentar -todavía más- la robustez con una funda de goma. Los lectores robustos o “rugerizados” se distinguen por sus carcasas de colores llamativos, como el amarillo, naranja o verde. Aunque son más caros que los de resistencia estándar, a largo plazo compensa el coste de un posible reemplazo del terminal, así como el tiempo de trabajo que puede perderse.

Según su rango de lectura

Otro detalle en el que fijarse antes de comprar un escáner de código de barras es la distancia máxima a la que permite leer. Puede ser corto, si los elementos van a pasar cerca del lector, o largos, si necesitamos una mayor longitud de lectura, como en un almacén o fábrica. Si la distancia supera lo aconsejado por el terminal, será muy difícil o imposible que realice una correcta interpretación. También hay escáneres con versiones específicas que tienen un rango de lectura más extenso.

Por otro lado, suelen tener un límite de inclinación para su lectura, es decir, el escáner necesitará que esté más o menos recto respecto al código de barras. Además, los variados modelos que están disponibles en el mercado ofrecen velocidades de lectura diferentes. Para escanear, por ejemplo, todos los paquetes que recibe un transportista a la vez, será necesaria una mayor rapidez, mientras que para leer, entre otros, las entradas en un cine, el terminal puede ser más lento.

IndustriaMano
con cable
Mano
sin cable
PresentaciónAutomatización
Venta al por menor
Tienda de comestibles
Almacenamiento
Salud
Fabricación
Educación
Logística
Servicios de campo

Principales fabricantes de lectores de código de barras

En Logiscenter trabajamos con las mejores marcas de lectores de códigos de barras del mercado. Algunas de las más conocidas son Datalogic, Honeywell, Unitech, Zebra, Code o Socket, aunque puede encontrar muchas más en nuestro amplio catálogo.

Si sigue teniendo dificultades para escoger el lector de código de barras adecuado o tiene preguntas adicionales, llame a nuestros expertos, estaremos encantados de ayudarle.

No, thanks

Logiscenter in the world