La impresión térmica es uno de los sistemas de impresión más precisos y económicos. Una razón de peso para que sea la tecnología más utilizada para la impresión de códigos de barras y otras codificaciones. Su nivel de precisión permite imprimir con altos niveles de definición para ser leídos de forma fácil y sin errores, posteriormente, por lectores y escáneres. Al ser un sistema económico, permite realizar gran número de impresiones con costes más competitivos que el de otras tecnologías de impresión como el láser, la tinta o la sublimación.

En la tecnología de impresión térmica hay que distinguir dos sistemas:

  • Impresión por transferencia térmica
  • Impresión térmica directa

La diferencia fundamental entre estos dos sistemas es la duración y resistencia del código finalmente impreso. La impresión por transferencia térmica es uno de los sistemas de impresión más duraderos y precisos que existen. La persistencia de este sistema de impresión, que supera a la de la impresión térmica directa, radica en el uso durante el proceso del ribbon o cinta de transferencia térmica, un accesorio clave, y que puede ser la solución perfecta para aquellos negocios que necesiten optimizar al máximo la calidad y tiempo de la impresión.

Optar por una impresora de transferencia térmica de etiquetas es la mejor solución tecnológica si necesitamos garantizar la durabilidad de nuestras impresiones. La principal ventaja de este sistema de impresión es, precisamente, su resistencia no solo ante el paso del tiempo, sino también ante determinados factores climatológicos, algo a tener en cuenta en función del tipo de mercancía que necesitemos etiquetar o, incluso, su lugar de almacenamiento.

Por todo ello, veamos algunos aspectos fundamentales que debemos contemplar al elegir la cinta de transferencia térmica para una impresora de etiquetas, algo que no podemos hacer a la ligera, ya que decantarnos por un tipo u otro nos permitirá dar respuesta a las necesidades de nuestro negocio.


CÓMO ELEGIR EL RIBBON PARA UNA IMPRESORA TÉRMICA DE ETIQUETAS


Antes de ver cómo elegir el ribbon correcto para una impresora térmica, es importante comprender qué es exactamente. Consiste en una cinta formada por una película de poliéster recubierta por una o varias capas de "tinta" por un lado, y una cubierta protectora. Gracias al calor del cabezal de la impresora térmica, la información se adhiere a la superficie de la etiqueta.

Al margen de conocer su funcionamiento, veamos los pasos a seguir para elegir la cinta de transferencia térmica adecuada:

1. Asegurar que nuestra impresora es una impresora de transferencia térmica

Un punto de partida obligatorio. Mientras las impresoras térmicas directas imprimen directamente sobre el papel o la etiqueta, las impresoras térmicas de transferencia demandan el uso del ribbon para poder estampar la información sobre la superficie deseada.

Más allá de esta necesidad, las impresoras térmicas directas carecen de los componentes mecánicos internos necesarios para ajustar la cinta.

2. Seleccionar el tamaño adecuado, fundamental en cómo elegir el ribbon para una impresora de transferencia térmica

Dentro de esta categoría de impresión por transferencia, hay distintos anchos de impresión. Para elegir el ribbon para una impresora térmica, siempre tendremos que optar por un ancho igual o menor que el ancho de impresión de la impresora. Solo así podrá ajustarse correctamente y, por tanto, transferir la información al papel o la etiqueta de forma fidedigna.

3. Elige el material más adecuado del ribbon según su finalidad

Es, quizás, el aspecto más importante cuando nos planteamos cómo elegir el ribbon para una impresora térmica. En función del material con el que esté elaborado, conseguiremos unos acabados u otros. Y no solo eso: también hay que tener en cuenta otros aspectos importantes a la hora de decantarnos por unos ribbons u otros, como, por ejemplo, si nuestra mercancía etiquetada va a estar en interior o exterior.

Ribbon de cera, la cinta recomendada para etiquetas de papel

Es la versión más económica del ribbon y está especialmente indicado para imprimir etiquetas de papel. Por el material en el que está elaborado, su vida útil es más corta que la de otros ribbons, (máximo un año), pero cuenta con mayor resistencia al paso del tiempo que una impresión de impresora térmica directa. Dadas sus características, es el ribbon ideal para imprimir etiquetas de envío y embalaje, para etiquetado de alimentos y artículos para comercio minorista. No puede estar expuesto a condiciones climatológicas adversas.

Ribbon de cera y resina, un ribbon híbrido de calidad excepcional

Como su nombre indica, este ribbon está compuesto por una mezcla de cera y resina. Esta combinación no solo permite una calidad de impresión excepcional, también presenta una gran resistencia a rayones y manchas, y facilita la impresión sobre materiales sintéticos. Por su diseño, es el ribbon indicado para entornos húmedos, ubicaciones al aire libre, señalización de almacenes y seguimiento de dispositivos médicos.

Ribbon de resina, la protección máxima de la impresión

Garantiza la impresión más duradera, por lo que es el ribbon indicado para seguimiento de productos expuestos a entornos tanto interiores como exteriores. Por su composición, la impresión térmica de transferencia con ribbon de resina es capaz de soportar agua, productos químicos, abrasiones, aceites y grasas.