Persona leyendo un código QR

Aunque se ha estado especulando sobre el final de los códigos QR desde hace años, su inventor, Masahiro Hara, opina lo contrario. Hara cree que las nuevas tecnologías, tales como una mejora en el software de reconocimiento de imágenes, hará que el código de barras quede obsoleto en una década.

Hara inventó el código QR en 1994 con el objetivo de incrementar la cantidad de información almacenada en una etiqueta de código de barras. El código de barras unidimensional, como el UPC, solo contiene alrededor de 20 caracteres alfanuméricos. Sin embargo, un código de barras bidimensional es capaz de almacenar más de 7.000 caracteres. En algunas aplicaciones, solo 20 caracteres se quedan cortos o, por motivos de seguridad, es necesaria una mayor cantidad.

Los códigos QR se usan actualmente en almacenes, fábricas, pasajes de aerolíneas y varias campañas de marketing, entre muchas otras situaciones. Pueden ser leídos con cualquier dispositivo móvil que tenga una cámara incorporada o con el lector adecuado.

Aunque los códigos QR han probado ser una excelente tecnología, su inventor cree que serán superados por la comunicación de campo próximo y/o un sofisticado software de reconocimiento de imágenes. “Creo que aún puede haber un mayor desarrollo en el área de procesamiento de imágenes, por lo que los lectores serán capaces de ver directamente”, dijo. “Sería genial si podemos conseguir alejarnos del código impreso en papel y reconocer el objeto en sí. Es una idea que he tenido en mi mente durante años”, añadió.

Si todavía tienes dudas sobre los códigos de barras, ponte en contacto con el equipo técnico de Logiscenter y ellos te ayudarán en todo lo que necesites.