Una persona imprimiendo una etiqueta en una impresora de etiquetas ZD621 de Zebra

Las impresoras de etiquetas de código de barras son imprescindibles en muchos sectores. Proporcionan una impresión de excelente calidad sobre rollos de papel autoadhesivos o normales, creando así todo tipo de etiquetas, tickets, recibos y pulseras. Pero hay varios tipos de impresoras de etiquetas con características diferentes, por lo que habrá que conocerlas para encontrar la más adecuada a nuestras necesidades. Veamos a continuación los tipos de impresoras de etiquetas que podemos encontrar:

Según la tecnología de impresión


Lo primero es conocer los tipos de impresión que existen, siendo dos los más comunes: la impresión térmica directa y la impresión por transferencia térmica.

En el primer caso, es necesario que el papel (etiqueta, ticket, etc.) sea sensible al calor, ya que estas impresoras funcionan de forma que el cabezal de impresión aplica calor para que el papel reaccione y se oscurezca mostrando el texto a imprimir. Este tipo de impresión genera impresiones con una vida útil corta y no es adecuada para impresiones que tengan que estar en entornos expuestos al calor o soportar largos períodos expuestos a la luz solar directa. Por el contrario, como ventaja, ofrece una calidad de impresión nítida para los códigos de barras, permitiendo un buen escaneo. Debido a sus limitaciones, la impresión térmica directa es a monocolor. Además, no necesitan ribbon, por lo que solo se requiere de papel como único consumible.

Por otro lado, las impresoras de transferencia térmica sí que necesitan una cinta (ribbon) que imprime sobre el papel mediante la acción del cabezal térmico. Las principales ventajas son que las impresiones son más resistentes y tienen una vida útil mayor, además de que permite imprimir sobre otros materiales aparte del papel, como los sintéticos. Es posible escoger más colores de impresión al ser el ribbon el que lo determina, y su coste por impresión es un poco más elevado.

Un tercer tipo de impresoras de etiquetas que podemos encontrar son las matriciales. Estas utilizan un cabezal que impacta sobre una cinta de tinta para imprimir sobre el papel. Aunque son más lentas y ruidosas que las térmicas, sus impresiones perduran más en el tiempo. Por ello, son adecuadas para imprimir, por ejemplo, recibos de compras con garantía (tecnología, automóviles, etc.) o facturas.

Formatos de impresoras de etiquetas


También podemos clasificar las impresoras de etiquetas según su formato. Estas son las principales:

Impresora de etiquetas de sobremesa


Las impresoras de sobremesa, también conocidas como “impresoras de escritorio”, son perfectas para un volumen bajo y ocasional de impresión (hasta 1000 impresiones al día). Están diseñadas para ser utilizadas en oficinas y pequeños comercios, adaptándose por completo a las necesidades de cada empresa. Entre sus características técnicas suelen destacar el ancho máximo de etiqueta que pueden imprimir (aproximadamente de 118 mm) y su nivel de resolución (disponibles de 203 y 300 ppp).

Impresora de etiquetas portátil


Las impresoras portátiles son similares a las de sobremesa, pero, al ser inalámbricas, permiten imprimir desde cualquier ubicación. Tienen algunas limitaciones debido a su pequeño tamaño: solo utilizan la impresión térmica directa, no están concebidas para volúmenes muy altos, tienen una capacidad de rollo limitada y anchos de impresión más pequeños, por lo general de entre 2” y 4” como máximo. Sin embargo, para imprimir etiquetas o recibos en movimiento, proporcionan una impresión de alta calidad con un formato compacto que además se ajusta a la cintura. Dado que no están ancladas a un puesto fijo, cuentan con conexión inalámbrica a través de Bluetooth o Wi-Fi.

Impresora de etiquetas industrial


Las impresoras industriales están diseñadas para un uso continuado (más de 1000 impresiones diarias) y ser utilizadas en un entorno profesional e industrial. Tanto sus piezas como sus componentes garantizan una impresión perfecta de calidad y una gran durabilidad en el tiempo. Además, pueden llegar a integrarse incluso a la línea de producción. Los rollos de etiquetas de estas impresoras son mucho más grandes, incluso algunos de los modelos llegan a admitir la impresión de 6” y 8” de ancho. Podemos encontrarlas en centros logísticos, grandes superficies e incluso algunas oficinas. Disponen de todo tipo de accesorios, como corte, rebobinado y dispensado, garantizando así un resultado más óptimo y profesional.

Otras características


Hay más características que tenemos que tener en cuenta a la hora de escoger la impresora de etiquetas más adecuada para nuestro negocio. Como ya hemos visto, cabe la posibilidad de generar impresiones monocroma y a color. También hay que conocer el flujo de trabajo que va a tener la impresora, ya que estas tienen un límite de número de etiquetas que puede imprimir cada día. Por último, es necesario conocer el ancho de las etiquetas, ya que un recibo de una frutería y una etiqueta para enviar un paquete, por ejemplo, no tienen el mismo tamaño.

Después de comprobar todos estos aspectos de una impresora, ya podrás escoger la más apropiada para tus necesidades.

Si todavía tienes dudas sobre las impresoras de etiquetas, ponte en contacto con el equipo técnico de Logiscenter y ellos te ayudarán en todo lo que necesites.